De nuevo vuelvo a oír voces lejanas,

que golpean bruscamente mi cabeza,

se vuelven mas oscuras las mañanas,

y se mueren las flores de tristeza.

 

Hoy siento que vuelvo a estar perdido,

que no se , pero siempre pierdo el tren,

que no puedo olvidarme del olvido,

y vuelvo a ser feliz si dices: ven.

 

Momentos de pena y de dolor,

cuando el alma no para de llorar,

y el corazón se cansa de latir.

 

No quiero ni pensar en el amor,

no vaya a ser que vuelva a terminar,

moribundo y sin ganas de vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*