Pasa el tiempo para todos por igual,

miramos hacia atras y nos da pena,

aquel que ya ha pasado la de cal,

le queda todavia la de arena.

 

Soñamos con volver a ser pequeños,

y pensamos las cosas demasiado,

decimos sexo en lugar de caliqueño,

y pagamos las cosas al contado.

 

Empezamos a vivir de los recuerdos,

y aburrimos contando batallitas,

de las que siempre salimos derrotados.

 

Que tiempos cuando nos poniamos cerdos,

magreando en el cine a las pivitas,

cuando haciamos pernocta en los tejados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*