Hace años me pediste,

que te regalara un verso,

yo era un muchacho muy triste,

y tu eras miss universo.

 

Pero no hilvanaré tecnicismos,

ni me las daré de altivo,

que seguimos siendo los mismos,

y aunque te joda, estoy vivo.

 

Aun así te agradezco tu paciencia,

tu falta de respeto y tu cariño,

que han hecho de mi todo un señor.

 

Si sumas frialdad e inteligencia,

y le restas la inmadurez de un niño,

el resultado siempre es amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.