¡Que no es bonita la vida!

¿Quién dijo que todo era oscuro?

caminando por una avenida,

degustando un magnifico puro.

 

Y después por las tardes al casino,

y del casino a la discoteca,

mientras bailas allí te pones fino,

con tu esclava de oro en la muñeca.

 

Cuando sales el BMW en la puerta,

vas a mil, nadie te pasa,

hasta que llegas a Pozuelo.

 

Otra persona más muerta,

hoy no has llegado a tu casa,

creo que estas en el cielo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.