Para Rocha, al 50%

 

Las hay grandes y delgadas,

las hay que hasta tienen pelo,

las hay que son abogadas,

las hay que llegan al suelo.

 

Algunas son redonditas,

otras con forma de pera,

unas grandes y blanditas,

otras duras cuan madera.

 

Unos lo llaman pecho,

otros lo llaman teta,

da igual, te ponen derecho,

y revientas la bragueta.

 

Las hay de todos los tipos,

algunas lo llevan tuerto,

uno mirando a Moncloa,

y el otro al Aeropuerto.

 

Yo los miro bajo el sol,

cuando estoy en la playa,

babeo como un caracol,

cuanto mayor es la talla.

 

Las tetas mueven el mundo,

incluso hasta el universo,

te tocan lo más profundo,

y yo te lo digo en verso.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*