Eres mi día y mi noche,

eres mi fiel compañera,

eres centro de reproches,

eres cínica y sincera.

 

Cuantas veces he pasado

mirándote todo el tiempo,

siempre me has acompañado

en mis peores momentos.

 

Te escucho con atención,

a veces hasta me enfado,

me levanto del sillón,

y me piro pa otro lado.

 

Luego regreso al ratito,

para pedirte perdón,

tú te pones contentito,

de que yo vuelvo al salón.

 

Voy a hacerme un tatuaje,

en mi pecho un corazón,

con mi nombre en un lado,

junto al tuyo, Televisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.