Como un panal sin abejas,

como un prado sin flores,

como un asilo sin viejas,

como un pintor sin colores.

 

Como una escalera sin peldaños,

como un policía sin pistola,

como un partido sin escaños,

como un puro sin vitola.

 

Como una flauta sin agujeros,

como una tele sin pantalla,

como una plaza sin toreros,

como un coronel sin medalla.

 

Como el sol que no calienta,

como un sex-shop sin mujeres,

como un inventor que no inventa,

como un niño sin deberes.

 

Como un borracho sin vino,

como un funeral sin pena,

como un coche sin camino,

como un marido sin cena.

 

Como un cura sin sotana,

como un rico sin dinero,

como un día sin mañana,

como un mago sin sombrero.

 

Como un gitano estafado,

como Madrid sin la verbena,

como un violador capado,

como Cela sin La Colmena.

 

Como una bici sin frenos,

como un muro sin cemento,

como un cuartel sin soldado.

 

Como Santa Claus sin renos,

así es como yo me siento,

por no tenerte a mi lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*