Elegante en sus quehaceres,

se enorgullece si la miras,

siempre hace sus deberes,

no se ofende si suspiras.

 

Fanfarrona en sus andares,

atractiva con sus besos,

la virgen en los altares,

la diosa de los excesos.

 

Taciturna cuando calla,

belicosa cuando quiere,

si la tocas se desmaya,

se derrumba si te hiere.

 

Es risueña aun si se enfada,

calculadora si se venga,

en sensual hasta sentada,

no hay nada que la detenga.

 

Altruista en sus antojos,

campechana en sus modales,

hay mil mares en sus ojos,

no se corta con cristales.

 

Sensible cuando la toca,

pasional cuando lo siente,

frescura tiene en su boca,

firmeza tiene en su frente.

 

Impuntual en las citas,

es coqueta hasta la muerte,

es muy buena de visita,

poseerla es una suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.