Después de tantos años,

de idilios y de conquistas,

de amores y desengaños,

de portadas de revistas.

 

Jamás pude imaginar,

que te cambiarás de bando,

de ser Cris la sexy-star,

y ahora llamarte Armando.

 

Con lo exquisita que tú eras,

al elegir tus parejas,

te gustaban con carrera,

y pendiente en las orejas.

 

Ahora te van otros rollos,

flirteas con las mujeres,

te mola mazo hacer bollos,

y descubrir nuevos placeres.

 

Dices que esto te descontrola,

que quemas adrenalina,

y no te duele la muñeca.

 

Que ya no añoras mi cola,

pues tienes una vagina,

que te está esperando en Chueca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*