Harto ya de las indecisiones,

que me causaban las chicas del montón,

he decidido dar un mes de vacaciones,

a mi vil y estresado corazón.

 

No preocuparme por cosas banales,

intentar cultivar la memoria,

asaltando a las mamas en los portales,

cambiando la verdad de nuestra historia.

 

Dejando a un lado la inocencia,

de envidar, con un órdago al futuro,

actuando a grosso modo con coherencia,

queriendo parecer un tipo duro.

 

Tratando de vengarme del olvido,

y dando rienda suelta a mis pecados,

no creas que ahora estoy arrepentido,

lo que ha quedado atrás es el pasado.

 

Ahora no me afectan tus agravios,

y me gusta que me besen otros labios,

ya no tengo porque mentir.

 

Hoy quiero dar por zanjado,

que aunque ya no estés a mi lado,

aún me muero por vivir.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*