Hoy pongo mis ideas a remojo,

e intento dar sentido a algunas frases,

que quiero devolverte ojo por ojo,

tu entrega, porque siempre ha habido clases.

 

No encuentro la palabra adecuada,

que pueda definir tanto fracaso,

hoy mi mente se encuentra maniatada,

y no encuentro el camino hacia El Parnaso.

 

Que podría, ¡ay de mi!, contarte,

que de mi boca tú no hayas oído,

lo nuestro se acabó, punto y a parte,

no intentes que esto sea un punto y seguido.

 

Es cierto que no fue para tanto,

que actuamos arrastrados por los celos,

pero ha llegado a un punto que no aguanto,

pues tengo la autoestima por los suelos.

 

No digas que ya me he cansado,

y que ya no estoy enamorado,

o que si ahora vas y me abandonas.

 

Pues yo te quiero, para que te enteres,

porque eres la mejor de las mujeres,

pero no la mejor de las personas.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*