No culpes más al sol de tu locura,

ni intentes alejarlo de su cielo,

que el mundo vale más que tu cintura,

y la luna es mas suave que tu pelo.

 

Libérate del miedo que te encierra,

y cambia por rosas tus ortigas,

que no vives tu sola en esta tierra,

ni el resto de la gente son hormigas.

 

Aprovecha ahora que puedes,

y no vivas siempre atada,

¡nada libre como un pez!

 

Por fin con todos ustedes,

la que antes era nada,

ahora es una chica diez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*