Vivo descontando amaneceres,

en un mundo turbio y sin sentido,

me dañan hasta los mas ricos placeres,

y me siento desdichado y abatido.

 

Aunque de buenas a primeras resucito,

y me canso de besar el frío suelo,

y río, y canto, y hasta me toco el pito,

al recordar sus ojos y su pelo.

 

Que estúpida puede resultar la vida,

cuando tienes sentimientos enfrentados,

y tu en medio separando la pelea.

 

Aunque a veces se pone divertida,

y cuando parece que todo a terminado,

¡otra vez a bailar con la mas fea!

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*