Cabezas rapadas

El ínclito fascista del tercero,
que reza por las noches el rosario,
se ríe mientras pega a un barrendero,
con el hijo menor del comisario.

Sus viejos, dos ediles falangistas,
apoyan los valores de su hijito,
y paran de camino en autopistas,
para que este se ponga su tirito.

Ellos son una familia feliz,
se ríen juntos en los cines,
“¡oye mamá, me sangra la nariz!
¡no te preocupes hijo, tengo clínex!”

“¿Hijo mío, no quedas hoy con tu amigo?
¿Y si salís juntos, donde vais?
Pues a dar palizas a un mendigo.
Eso está bien, que os divirtáis.”

“Anda y vete ya al peluquero,
y córtate el pelo al cero,
que tu madre está enfadada.”

“Si no esta noche no cenas,
¡que lo nuestro va en las venas!
somos cabezas rapadas.”

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Por la libertad

Cuando nos contaron la historia,

olvidáronse de algunos detalles,

los grises que trataban  como escoria,

apaleando inocentes por las calles.

 

Los viejos que no llegaban a viejos,

cansados de luchar y fracasar,

exhaustos de pelearse con tipejos,

que querían España levantar.

 

Pero gracias a esa buena gente,

se acabó por fin la dictadura,

y ahora a nuestro presidente,

le llamamos a voces caradura.

 

Que no nos callen más la boca,

que ya hay libertad de expresión,

que no somos una roca,

pues ya se fue la represión.

 

Aunque aún queden fascistas,

que se nutren de caviar,

también quedamos bakunistas,

que luchamos por cambiar.

 

Como antaño ya lucharon,

a los que ahora debemos,

nuestras ansias de ganar.

 

Ellos son los que pintaron,

el país que ahora tenemos,

aunque en éste sobre Aznar.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

España no va bien

A un tal Aznar

 

Sr. Presidente,

no prolongue este calvario,

no se burle de la gente,

ni recorte mi salario.

 

No tergiverse las cosas,

y aféitese ese bigote,

no a los puños, no a las rosas,

y también no al chapapote.

 

Procure cambiar su talante,

y baje ya de su estrella,

por si no hubiese bastante,

ahora también la Botella.

 

No nos toque las pelotas,

y vístase por los pies,

yo me cago en las gaviotas,

que sobrevuelan tus pes.

 

No intente ganar las elecciones,

mintiendo como un cosaco,

pues parece usted un bastardo.

 

No nos toque los cojones.

que me recuerdas al Paco,

aquel que vivía en El Pardo.

 

No tenga tanto descaro,

ni siga creando paro,

o me daré un tiro en la sien.

 

Deje ya de chulearse,

y vaya pensando en retirarse,

porque España no va bien.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Tus ideales

Tu patria siempre ha sido la inocencia,

tu escudo sigue siendo el español,

tus víctimas no mueven tu conciencia,

tu boca solo entona el Cara al Sol.

 

Te sientes orgulloso del fascismo,

que en tu sangre fluye electrizante,

apoyas noblemente al terrorismo,

y a todo aquel que mate al emigrante.

 

Con tu ropa te sientes elegante,

siempre con pantalones pesqueros,

la esvástica en el brazo, los tirantes,

la botas militares con acero.

 

En tu bolsillo llevas la navaja,

por si hace falta hacer una limpieza,

cuando tienes miedo eres tartaja,

y si vas solo agachas la cabeza.

 

Me cuentas que ayer hubo carnicería,

que apuñalaste dos o tres corazones,

de gente que dormía en soportales.

 

No pidas que comprenda tu teoría,

ni intentes explicarme tus razones,

que no compartiré tus ideales.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

¡Viva Honduras!

Eres un fan de los pecos,

con aires de Jesús Gil,

la liaste con Marruecos,

por defender Perejil.

 

Político de vía estrecha,

con tupe a la italiana,

con corazón de derechas,

y tú buena americana.

 

¡Hay que ver eres un pillo!,

un Brad Pitt de las maduras,

el ministro seductor.

 

Que grande eres don Trillo,

cuando gritas ¡viva Honduras!,

en el mismo Salvador.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Sin engaños

Mirando el mundo que me rodea,

me creo que es mejor pasar de largo,

si hablas te metes en pelea,

si te callas te pegan por encargo.

 

No hay respeto ni hacia los mayores,

y se impone la ley del mas fuerte,

en la calle solo hay depredadores,

que lo único que buscan es tu muerte.

 

Pero no nos llamemos a engaño,

nos dieron la libertad,

y no seguimos su estela.

 

Hace solo algunos años,

el concepto humanidad,

lo enseñaban en la escuela.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Puño en alto

Se trata ahora de recuperar momentos,

de sentir de nuevo el roce de tu piel,

de aquel nido de amor que era el seiscientos,

de los bailes con canciones de Masiel.

 

De mirar de reojillo tus cachas,

de la hoz y el martillo en un banco,

de burlarse del bigote de los fachas,

de cagarse en la madre de franco.

 

Se trata de dar curro a las feas,

de reírse de América y sus estados,

de abuchear las canciones de Bisbal.

 

Se trata de morir con tus ideas,

de alzar siempre el puño cerrado,

se trata de cantar la Internacional.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

No a la guerra

No puedo vivir ajeno a la maldad,

que lamentablemente corrompe nuestras mentes,

ni es compatible muerte y libertad,

ni tampoco asesino e inocente.

 

No soporto a gobernentes genocidas,

que arrasan mil ciudades sin reparo,

ni aquel que apoyo a Bush a quitar vidas,

las mismas que un día 11 nos quitaron.

 

Mientras unos lucen sus relojes de oro y cuarzo,

algunos aun no pueden dormir,

por culpa de algún hijo de perra.

 

Que pena que aquel 11 de Marzo,

por desgracia fueran a morir,

aquellos que dijeron no a la guerra.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La detención

Ayer me pasó algo infantil,

me pararon de repente,

era la Guardia Civil,

creyéndome un delincuente.

 

Después de la detención,

vinieron las amenazas,

me dieron un bofetón,

y me llamaron “nenaza”.

 

Es muy cierto lo que digo,

nuestras fuerzas del estado,

están peor que una cabra.

 

Pero no os crucéis conmigo,

que yo siempre voy armado,

y mato con la palabra.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El braguetazo

Que harto estoy de esta puta monarquía,

del sermón de nochevieja pa la cena,

tanto monta Juan Carlos como Sofía,

monta tanto el Marichalar como la Elena.

 

Y Cristina como siempre embarazada,

y eso que nunca se ha comido un colín,

más que niños ella tiene una camada,

hay que ver que puntería Urdangarin.

 

Y de pronto en primavera,

se nos casa Don Felipe,

con la que da las noticias.

 

Esta chica treinteañera,

se agarro a él como la gripe,

¡que braguetazo Leticia!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter