Cierro los ojos para olvidarte,

y respiro aire de libertad,

abro los labios para besarte,

y se llena mi boca de soledad.

 

Que echo yo, después de todo,

para tener este castigo,

si luche codo con codo,

por poder estar contigo.

 

Tu odio se ve a la legua,

porque en ti solo hay rencor,

esta historia es un boceto.

 

Solo te pido una tregua,

ahora que ya no hay amor,

tengámonos un respeto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.