Hasta que la muerte nos reúna,

seguiré amargándote la vida,

fuiste mi amigo desde la cuna,

una tirita para mi herida.

 

Pero tu mente ha cambiado,

solo mira hacia el futuro,

y de tu lista me has borrado,

porque no tengo ni un duro.

 

Y es que tu curro de obrero,

no te permite juntarte,

con chavales sin trabajo.

 

Cuando te miro me altero,

pero no voy a insultarte,

porque me importa un carajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.