Si yo tuviera un velero,

para poder navegar,

recorrería el mundo entero,

y así poder observar.

 

Desde el azul de los mares,

hasta el verde de los prados,

Venecia con sus canales,

América y sus estados.

 

El fuego de los volcanes,

la risa de las sirenas,

la India y sus sultanes,

los templos que hay en Atenas.

 

La Eiffel allí en París,

la gran torcida de Pissa,

la Cibeles en Madrid,

el Louvre y su Mona Lisa.

 

Desde los montes Urales,

a la llanura europea,

las culturas orientales,

de Japón y de Corea

 

De Turquía hasta Finlandia,

desde China hasta Polonia,

de México a Groenlandia,

desde El Caribe hasta Estonia.

 

Y después de esta aventura,

quisiera pa rematar,

que me esperases cantando,

en la orillita del mar.

 

Y poder así cumplir,

el sueño más deseado,

que es quedarme junto a ti,

cogidito de la mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*