Dime que me quieres, que te cuesta,

y yo te llevaré al fin del mundo,

no quiero imaginarme tu respuesta,

podría derrumbarme en un segundo.

 

Por favor no esquives mi mirada,

no me hagas parecer un fracasado,

que tus ojos, te lo juro por mi almohada,

me tienen cada vez más atrapado.

 

Lo entiendo, se que no soy James Dean,

pero tú tampoco eres una Cleopatra,

si no me das tu amor será mi fin,

y acabaré volviendo loco a mi psiquiatra.

 

Sueño con que el destino nos vuelva a unir,

como aquel día en el Parque de Atracciones,

pero esta vez te invito yo a venir,

conmigo Reyna de los Corazones.

 

No pienses que yo quiero tema,

o que te escribo este poema,

para intentar complacerte.

 

Te regalo esta rima porque quiero,

mejor dicho porque me muero,

de ganas de besarte y de quererte.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*