Qué calor hace en las calles,

también en parques y aceras,

que multitud de detalles,

florecen en Primavera.

 

¡Quién fuera roja amapola!

Para crecer en tu campo,

¡Quién fuera una caracola!

Para que escuches mi canto.

 

Los pájaros pían felices,

mirando a las muchachas,

en vez de picar lombrices,

las picotean entre las cachas.

 

Y los viejetes disfrutan,

viendo esos culos con tanga,

como ya no van de putas,

pues le dan a la mandanga.

 

Así es todos los años,

el comienzo del verano,

llegan los desengaños,

y los callos en la mano.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*