Cuando nos contaron la historia,

olvidáronse de algunos detalles,

los grises que trataban  como escoria,

apaleando inocentes por las calles.

 

Los viejos que no llegaban a viejos,

cansados de luchar y fracasar,

exhaustos de pelearse con tipejos,

que querían España levantar.

 

Pero gracias a esa buena gente,

se acabó por fin la dictadura,

y ahora a nuestro presidente,

le llamamos a voces caradura.

 

Que no nos callen más la boca,

que ya hay libertad de expresión,

que no somos una roca,

pues ya se fue la represión.

 

Aunque aún queden fascistas,

que se nutren de caviar,

también quedamos bakunistas,

que luchamos por cambiar.

 

Como antaño ya lucharon,

a los que ahora debemos,

nuestras ansias de ganar.

 

Ellos son los que pintaron,

el país que ahora tenemos,

aunque en éste sobre Aznar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*