Esta es la historia de un chaval,

un ácrata desdibujado y conflictivo,

al que todo le salía siempre mal,

un protestante, sin nada de atractivo.

 

Su vida cimentada en los sermones,

que exponía de forma subjetiva,

su lema, hacer las cosas por cojones,

su tumba, los canutos y la priva.

 

Pero la historia otra vez se repetía,

y cansado de esta injusta democracia,

quiso retar a la muerte.

 

Ayer tarde lo disparo la policía,

cuando daba el palo a una farmacia,

¡esta vez no tuve suerte!

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*