Primo soy, de mi prima la tristeza,

inseparable amigo de la soledad,

fiel compañero de la pereza,

fogoso amante de la igualdad.

 

Feroz enemigo de la hipocresía,

incondicional fan de la razón,

hermano menor de la poesía,

colega del latir del corazón.

 

Adepto habitual a la justicia,

compadre de las cosas con humor,

asesino brutal de la malicia,

guardián del palacio del amor.

 

Marido de mi novia la inocencia,

soldado defensor de la piedad,

gobernador del país de la coherencia,

sicario de la temida maldad.

 

Deseo que en el mundo entero,

esta especie de actitud,

haya causado sus efectos.

 

No quiero ser peliculero,

pero sin duda mi mejor virtud,

es la de no tener defectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*