Tus ojos para mi latir,

son la fuerza del viento,

que recoge mi lamento,

y deshecha mi sufrir.

 

Mi alma tan puritana,

sigue llora que te llora,

y seguirá hasta la aurora,

que da luz a la mañana.

 

EL luto de mis cabellos,

desprenden un fuerte aroma,

y no aguantan una broma,

si alguien se mete con ellos.

 

Mi boca antes tan sonora,

ahora se encuentra callada,

triste a la par que sosegada,

pues ya nadie la enamora.

 

Maldigo aquel celestino,

que en un caluroso verano,

puso mi alma en tu mano,

y mi cuerpo en tu camino.

 

Mi corazón echo trizas,

solo intenta dar la talla,

y no tira la toalla,

no quiere verse en cenizas.

 

Soñé que soñabas conmigo,

y sentía que amabas,

y en mis brazos despertabas,

y mi almohada era tu ombligo.

 

Gracias te doy por despreciarme,

y matar por lo que vivía,

la llama que día a día,

recordaba al levantarme.

 

Muere hoy la mariposa,

que ayer tan feliz volaba,

ni siquiera ella pensaba,

que acabaría así la cosa.

 

Y con esto ya concluyo,

como es esto del amor,

cuando uno es una flor,

siempre el otro es un capullo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*