Cuando mis ideas se borren de mi mente,

cuando mis pasos lleguen al abismo,

cuando mi furia se vuelva inocente,

cuando la risa sea de mi mismo.

 

Cuando mis ojos no distingan colores,

cuando mis piernas caminen hacia atrás,

cuando del jardín corten mis flores,

cuando por fin me guste por detrás.

 

Cuando apoye a la noble sacristía,

cuando algún día vaya a votar,

cuando entienda el por qué del policía,

cuando me preocupe Gibraltar.

 

Cuando mi boca calle por temor,

cuando diga adiós a la pasión,

cuando en el espejo me vea morir.

 

Cuando no use la palabra amor,

será cuando mi corazón,

de aburrimiento deje de latir.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*