Por pueril que te parezca el caso,

te puedo asegurar que no lo es,

tus historias por el culo me las paso,

aunque ponga medio mundo del revés.

 

No intento convertirme en tu maestro,

dios me libre de ser tan presumido,

por eso no te acuso de secuestro,

pero si de haber sido abducido.

 

No pienses que hago esto por divertirme,

para mi este tema es delicado,

pero he de decirte algo muy feo.

 

Solo una cosa antes de despedirme,

que sepas que no te he olvidado,

me acuerdo de tu cara cuando meo.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*