Esta noche la inquietud puede conmigo,

y los nervios se apoderan de mi ser,

acabo de perder a un viejo amigo,

y pienso que nunca va a volver.

 

Mis manos están frías como el hielo,

el corazón me niega su latir,

mis ojos solo miran hacia el cielo,

y mi alma se cansa de vivir.

 

Hoy se va una gran persona,

pero tu no tengas miedo,

que nunca estarás solo.

 

No te olvides la litrona,

para pillarte un buen pedo,

¡Aupa el Rayito Manolo!

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*