Volvemos a encontrarnos,¡vaya tela!,

ya te he dicho que no será lo mismo,

no pienses que voy a seguir tu estela,

ni que voy a aceptar tu catecismo.

 

Soy yo el que pinto todo oscuro,

pero creo que no es muy conveniente,

mirar con ilusiones al futuro,

teniendo que vivir un mal presente.

 

No pongas a dios por testigo,

ni quieras clavarme un cuchillo,

por otro ataque de cuernos.

 

Que el mundo no esta en tu ombligo,

ni yo soy un monaguillo,

ya no hay amores eternos.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*