Otra vez me encuentro solo,

sin dirección, sin rumbo fijo,

otra vez te vi en un Polo,

montándotelo atrás con ese pijo.

 

Pero esta vez no me he enfadado,

y he nadado a prisa pa no hundirme,

errante, triste, extraviado,

pero sin ganas de matar ni de morirme.

 

La vida nos hace fuertes,

el dolor casi invencibles,

ya no vales echarlo a suertes,

pues somos incompatibles.

 

Aunque yo siempre he escuchado,

que los polos opuestos se atraen,

pero somos flores de un prado,

que al no regarlas se caen.

 

Y terminamos cayendo,

cada uno por su lado,

cada mula con su mulo.

 

Aunque yo te siga oyendo,

como oía en el pasado,

¡por favor, suéltame el culo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*