Estoy vivo porque siento que me muero,

no preguntes si te quiero o no te quiero, no te quiero,

y se apagan uno a uno mis latidos,

aunque sé que te he querido.

 

Sabes bien que me encuentro desolado,

pero has de aceptar mi decisión,

mi futuro, sigue siendo tu pasado,

y tu nombre ya no está en mi corazón.

 

Así que no nos conformemos,

con vivir en el dolor,

y curemos esta herida.

 

Que algún día volveremos,

a creer en el amor,

y empezará una nueva vida.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*