Que momentos de eterna indecisión,

cuando te tumbas junto a tu pareja,

no sabes si quitarte el pantalón,

o subírtelo hasta las orejas.

 

Si la tocas: -Tengo sueño,

si la abrazas: -Que te pica,

si te la sacas: -Que pequeño,

si te duermes: -Que marica.

 

Finge y di que estas fatal,

y haz siempre lo contrario,

si esa noche quieres movida.

 

Aunque a veces salga mal,

y en el salto del armario,

ella se quede dormida.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*