Cada paso que doy es una quimera,

uno pienso, dos invento, tres cavilo,

cada cielo que miro una frontera,

cuatro hablo, cinco canto, seis vacilo.

 

Cada montaña siempre es una cumbre,

cada campo de trigo una bandera,

cada sol en invierno es una lumbre,

cada esbozo de verde una pradera.

 

Cada vez que tropiezo disimulo,

cada salto que doy es una ruina,

cada vez que razono voy de culo,

cada mierda de perro es una mina.

 

Cada noche que pasa es una estrella,

cada casa que encuentro es un palacio,

cada chica que veo una doncella,

cada vez que voy corriendo, voy despacio.

 

Cada parque, cada calle, cada acera,

cada sitio, cada país, cada camino,

cada lluvia, cada hogar, cada escalera.

 

Cada flor que voy pisando en primavera,

como un sastre hilvano mi destino,

que guardo como un mago en mi chistera.

Comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*